Consejos para conservar el vino

Consejos para conservar el vino

Si no tienes la fortuna de poder contar con una bodeguita propia en tu hogar para conservar el vino, no te pierdas este post porque os vamos a dar las claves para una correcta conservación de las botellas.

Nada de dejarlas al lado de un radiador, en la terraza de la cocina o amontonadas unas encima de otras. Lo ideal sería un armario climatizador para mantenerlas siempre en posición horizontal y a la misma temperatura y humedad, pero de lo contrario, deberás buscar un sitio en tu casa teniendo en cuenta estos aspectos fundamentales:

  • La ubicación. Busca un espacio oscuro situado en el rincón más fresco de la casa.
  • Las vibraciones: Evítalas a toda costa puesto que pueden afectar al vino.
  • La ventilación: Es necesario alejarlo de cualquier fuente de olor fuerte.
  • La luz: La luz y el sol actúan como oxidantes por lo que no hay que dejarlos nunca expuestos al sol y si existe luz, que no sea directa porque envejecerán de forma prematura.
  • La posición de la botella: Una vez almacenadas, no se recomienda moverlas. Deben estar siempre tumbadas o inclinadas, de tal forma que la burbuja de aire de su interior se sitúe en el hombro de la botella y el corcho esté siempre mojado o hinchado. Los expertos recomiendan que la inclinación perfecta es de un 5%.
    La temperatura: Debe ser lo más estable posible sin grandes cambios y que no sobrepase de 1,5º al día y de 3º al año.
  • La humedad: debe ser alta para mantener los corchos húmedos y la evaporación al mínimo, de lo contrario, provocaríamos que el corcho se séquese y se deteriorara permitiendo la entrada del aire.

post-1118-delivinos-2

Siguiendo todas estas recomendaciones, conseguiremos que los vinos lleguen en el mejor estado posible al momento de consumirlo y por lo tanto disfrutemos mucho más de esta experiencia.

No obstante, no todos los vinos merecen la pena conservarlos en casa ya que para que mejoren necesitan unas condiciones muy estrictas a las ideales. Por ejemplo, los tintos jóvenes deben consumirse, como muy tarde, dos años después de su cosecha y los tintos con crianza de un año pueden beberse hasta los cinco años.

Los vinos blancos tienen una buena capacidad de conservación si tienen una acidez natural media-alta, una tanicidad alta y una intensidad frutal alta. De lo contrario, el vino en la botella irá perdiendo tanicidad y acidez, cambiará la fruta pasando de un sabor fresco a uno de fruta deshidratada.

post-1118-delivinos-3

¿Te gustaría conocer más sobre este apasionante mundo? En Delivinos contamos con un espacio en un lugar privilegiado de Madrid donde podrás sumergirte en las mejores creaciones de vinos y adquirir gracias a nuestro equipo de profesionales todos aquellos que mejor se adaptan a tus necesidades según la ocasión o el espacio disponible en tu hogar.

No dudes en venir a conocer nuestra amplia variedad de bebidas Premium de calidad y de las marcas más reconocidas para satisfacer los paladares más exigentes.

 
[addthis tool=”addthis_inline_share_toolbox”]